La inmensidad de los pétreos campos de origen volcánico

En el norte de Catamarca, 25 kilómetros de rocas blancas y rosas rodeadas de arenas negras, volcanes y montañas. Un universo de imágenes fantásticas.

En plena Cordillera de los Andes, en una zona caracterizada por la presencia de más de doscientos volcanes, entre los que se destacan los gigantes de Antofalla, el Carachi Pampa, el Antofagasta, La Alumbrera y el Volcán Galán, una erupción –la del Volcán Blanco- formó el Campo de Piedra Pómez. Ubicado en el departamento de Antofagasta de la Sierra, en sus 25 km de extensión se asemeja a un mar de roca blanca con crestas rosadas. Aquí, el viento –inclemente- que desciende de los Andes ha tallado en las rocas las formas más diversas creando corredores o “avenidas”, y todo tipo de esculturas fascinantes. Testigo de la intensa actividad volcánica de la región desde tiempos inmemoriales, el Campo de Piedra Pómez es un paisaje inigualable, como de otro planeta.Las excursiones al Campo de Piedra Pómez parten desde la localidad de El Peñón.