Termas de Río Hondo, el spa de Latinoamérica

En el Norte de la Argentina, aguas que surgen de las entrañas mismas de la tierra regalan experiencias de calma, relax y sanación.

En la provincia de Santiago del Estero, a 68 km de la capital provincial, a 87 km de Tucumán y a 1.120 km de Buenos Aires, una ciudad-balneario-spa termal: Río Hondo. Una tierra donde la naturaleza –diversa, intensa, sagrada-, convive con tradicionales manifestaciones culturales, sabrosas propuestas gastronómicas, servicios para los viajeros profesionales y de negocios, y atractivos para los amantes del golf, la pesca y el automovilismo.Las Termas de Río Hondo constituyen el centro termal y spa más importante de América Latina: 14 napas de aguas mesotermales para disfrutar muy especialmente durante el otoño y el invierno al abrigo del intenso sol de Santiago. Originadas en las lluvias del lado este del monte Aconquija, en la vecina provincia de Tucumán, las aguas termales de Río Hondo alivian y restauran la salud de los cuerpos gracias a sus propiedades energéticas. El viajero que descubra el placer del baño termal –en los diferentes centros del lugar y/o hasta en las mismas habitaciones de los hoteles-, recibirá la acción directa de la temperatura de las minerales aguas alcanzando un relax absoluto; y, en caso de afecciones pulmonares, digestivas y/o reumáticas, logrará una mejora notable.

Con la agradable sensación de calma y relax que regalan los tratamientos termales, podrán andarse, y disfrutarse, los otros atractivos de Río Hondo: la nueva Costanera, levantada a lo largo de 4 km a la vera del río Dulce; la Iglesia de Nuestra Señora del Socorro, el Parque Agua Santa y el Monumento a San Francisco Solano; el Vivero Municipal; el Parque Martín Miguel de Güemes –un espacio recreativo que incluye piletas termales de uso público y una feria de artesanos regionales-; el Cine Teatro y el Museo Histórico de la ciudad; el Casino del Sol –el más grande de la región Norte, emplazado sobre un bellísimo edificio colonial-; y el Museo Antropológico Rincón de Atacama. Los viajeros que lleguen por congresos, reuniones y/o eventos de negocios, tendrán su sede de encuentro en el Centro Nacional de Turismo de Convenciones Gral. San Martín, y podrán incluir en el cierre de sus jornadas la siempre atractiva práctica del golf en el Golf Club Río Hondo. Para los amantes de los deportes náuticos y la pesca –especialmente del siempre bravío dorado-, el sitio es el Dique Frontal y Embalse de Río Hondo, un espejo de agua artificial de 33.000 hectáreas emplazado sobre el curso del río Dulce. También los seguidores del automovilismo encontrarán en Río Hondo su lugar: el Autódromo Provincial Termas de Río Hondo, ubicado a 6 km de la ciudad en un predio de 150 hectáreas, cuenta con 4.000 metros de longitud, lo que lo transforma en uno de los más extensos de la Argentina.

En la visita a Río Hondo, con ritmo de chacarera de fondo, y el aroma irresistible de chivitos y empanadas colándose por las calles santiagueñas desde los distintos locales gastronómicos, no deberá dejar de recorrerse la Reserva Natural Urbana Tara Inti. Ubicada en una isla del río Dulce, a 3 km del centro de la ciudad, esta “Isla del Sol” (nombre de la Reserva en quechua-aymara), a la que se llega tras atravesar un puente colgante de poco más de 200 metros de largo, es un área donde se protege la vida silvestre de la región, un monumento natural donde la biodiversidad de la tierra convoca a un tiempo de sagrada armonía.