La Rioja: #ArgentinaDakar entre montañas y viñedos

Para iniciar nuestro recorrido por la provincia de La Rioja, seleccionamos el Parque Nacional Talampaya, que en la voz kakan significa “río seco del árbol tala”. Es quizás uno de los rincones más imponentes para los que quieren conocer entornos de naturaleza montañosa, tierra rojiza y extensos senderos.

slider_3

Reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Parque Nacional Talampaya nos ofrece un valioso tesoro arqueológico, donde advertiremos el paso de los dinosaurios y la herencia cultural de las antiguas comunidades que habitaban la zona. La belleza de las rocas de múltiples colores y sus antiguas etapas de formación geológica hacen de este rincón un paraíso de libertad y naturaleza silvestre, lleno de postales color cobre para nuestras tomas fotográficas durante el viaje.

0_1412270352

0_1412270407

Los recorridos dentro del parque nos llevarán a través de las rocas más emblemáticas, entre ellas la Catedral y el Tablero de Ajedrez, dispuestos de manera sorprendente. En el recorrido a través del tramo que llaman la Ciudad Perdida, podremos obtener las mejores vistas de los antiguos puntos de altura de Talampaya, con formas extrañas creadas a partir del viento y la erosión.

El imponente Cerro General Belgrano, que conocemos como el Nevado Famatina y en donde abundan también los tesoros minerales, es un ineludible recorrido para nuestras vacaciones en la región cuyana. La mina La Mejicana y su entorno conservan un paisaje desértico de impactante belleza. La región atrae a muchos visitantes interesados en el turismo aventura pero también a aquellos que quieren conocer los orígenes de los emprendimientos mineros de la zona y que hoy ya no están activos.

mejicana

0_1412270323 0_1412270104

La hermosa arquitectura de la ciudad de La Rioja nos sorprenderá por sus detalles coloniales combinados con intensas tonalidades rojizas típicas de la tierra natural riojana. Muchas de las casitas del centro conservan antiguos patios con baldosones, faroles y tejas que emulan el espíritu de las viejas galerías de herencia española e influencia criolla. En muchos de los comedores de estos patios, podremos degustar ricas empanadas y los mejores vinos de la región, junto a exquisitos guisados de verduras y carne o clásicos pucheros, hechos a base de caldo con apio, choclo y carne adobada. Servidos en vasijas de barro, muchos de estos platos logran intensificar sus sabores más característicos.

0_1412270531

portada