Los valles tucumanos: verde escenario del #ArgentinaDakar

Provincia de sabores inconfundibles, valles de profundos legados y callecitas de historia y tradición, Tucumán y sus jardines escoltan el paso de los mejores motores del mundo durante el Dakar 2016.

Tucumán se conoce como “el jardín de la República”. En su ciudad capital, San Miguel de Tucumán, muchas son las opciones que nos esperan para recorrer sus rincones más emblemáticos. La casa Histórica de la Independencia, donde se conserva el espíritu de los antiguos salones de 1816 cuando se declaró la independencia argentina, se puede visitar durante todo el año. En su museo pueden apreciarse distintos símbolos de época, como imágenes de santos, piezas artesanales y muebles, así como también documentos originales de la declaración de la independencia, ideal para los viajeros que buscan contactarse con la historia argentina, sus particularidades y raíces. Por las tardes se puede disfrutar de un espectáculo de luces que rememora aquellos días de la Independencia.

tucuman (9)

Durante las noches, las peñas para aprender a bailar zambas y ritmos norteños abundan en la ciudad. Allí, junto a las sonoridades más clásicas de las guitarras criollas, podremos dar nuestros primeros pasos en las danzas folclóricas del norte mientras degustamos algún queso artesanal o pastelitos dulces en antiguos patios coloniales de infinita belleza.

tucuman (1)

Las clásicas empanadas norteñas, reconocidas como uno de los manjares más ricos de esta zona, tienen en Tucumán particulares ingredientes que nos permiten distinguirlas de las preparadas en otras provincias. Aquí, podremos degustarlas en su versión frita, con una jugosa carne picada condimentadas a base de ají molido, pimentón y comino, combinadas en muchos casos con pasas de uva y aceitunas verdes, ideales para degustar con una copa de vino tinto regional.

tucuman (8)

En la región de Tafí Viejo, donde se disfruta la Fiesta Nacional del Limón, el perfume de los cítricos y sus frutos jugosos se exportan a todas partes del mundo e inspiran muchos de los platos que podremos probar durante nuestro viaje. El te frío o la limonada de esta zona, combinados con los dulces de cayote con nuez, son deliciosas opciones para merendar durante el verano.

Para los amantes de la naturaleza, la región de los Valles Calchaquíes sorprende por su característica selvática y su gran humedad. Allí podremos realizar cabalgatas, practicar aladeltismo y adentrarnos en el trekking de montaña. Para los que buscan un encuentro profundo con las raíces de los pueblos ancestrales, las Ruinas de los Quilmes se convierten en un punto fundamental del viaje. El recorrido por los distintos tramos de las ruinas ofrece una experiencia vivencial muy fuerte donde podremos adentrarnos para conocer la antigua cultura de estos pueblos del norte, sus territorios, saberes y refugios, enmarcados en una imponente vista de los valles y las montañas.